¿NO EXISTE LITERATURA LATINOAMERICANA DESPUES DE BOLAÑO?


LOS NUEVOS EUROPEOS

Qué pendejadas andan diciendo Volpi y sus amigos: que no existe literatura latinoamericana despues de Bolaño. Partiendo del hecho de que Bolaño es un mediocre inflado por editoriales españolas, la afirmación no deja de ser ridícula. Hay una tendencia entre algunos escritores nacidos en Latinamérica que pretende asimilarse a Europa, sentirse europeos o "universales", ser más europeos que los europeos. Un ejemplo, Neuman, que en su insufrible y pedante novela Los viajeros del siglo, hace un repaso entero por la historia, la filosofía y todas las demás "ías" --diría Cortázar-- tratando de explicar a los europeos qué es Europa. Claro que sigue existiendo la literatura latinoamericana. Los ejemplos sobran. Ahí está William Ospina. Y otros que sería ocioso mencionar. Tratando de entender este complejo de los "nuevos" he llegado a la conclusión de que su postura parte de una especie de complejo de inferioridad. Negar las raíces es como pretender carecer de madre. Lo que nos hace escritores es la diferencia, no la semejanza. Afirmar que Los detectives salvajes es una buena novela me parece un soberano cretinismo: pocas obras tan llenas de obviedades, lugares comunes, posee un estilo, una falta de estilo, que se torna soporífera. Los que sostienen que ya no hay literatura latinoamericana después de Bolaño son como Michael Jackson: por más que quieran parecer lo que no son, siguen siendo lo que son, con el agravante del maquillaje y la cirugía plástica. No se trata de negar que pertenecemos a la corriente de la cultura occidental, sino de saber que partimos de otra fuente, y que esta fuente nos hace diferentes. ¿Y de dónde sale todo este cacareo? Sencillito: de la envidia. Como no pueden alcanzar la calidad de un GGM, la buscan en el aparataje de la erudición y un cosmopolitismo a gusto del lector medio: mexicanos escribiendo como árabes, colombianos fingiéndose parisienses, argentinos descubriendo las claves de Alemania. Son los nuevos novelistas que están escribiendo a la moda: al gusto de las editoriales europeas. El cuento del exotismo de GGM les llena la boca. GGM no es bueno porque sea exótico sino porque es auténtico: lo suyo sale de la tierra que conoce ( conocía). Yo, que me he peleado tanto con Gabo, me declaro su seguidor y me confieso latinoamericano y como dice el poeta Cenamor "no me arrepiento de ello".
Y para mostrar que sí hay escritores latinoamericanos y que sí existe la literatura latinoamericana, les voy a recetar un nuevo capítulo de la Historia de todas las cosas, obra inédita de mi autor favorito.... Johny Peligroso, alias Alimaña o Mistercolombias...

Marco Tulio Aguilera