El Colegio Santa Catalina de Siena me adoptó: ya no soy huérfano





Marco Tulio Aguilera