Agravios. Universidad Veracruzana. 70 años. Una iconografía

Un fenómeno bastante curioso pero explicable. Tras haber sido uno de los primeros guionistas de Radio Universidad …tras 36 años de trabajar en la Editorial de la Universidad Veracruzana… tras ser el colaborador más frecuente de La Palabra y el hombre (40 artículos más que cualquier colaborador en toda la historia de la publicación; en la que, de paso, estoy vetado por su director, Mario Muñoz)…  tras haber fundado y dirigido durante 15 años La Ciencia y el Hombre …tras haber hecho el Índice de La Palabra y el Hombre y el Catálogo histórico de la Universidad Veracruzana (más de 3000 libros con su clasificación y breve reseña) …tras publicar cinco libros en nuestra editorial y 25 en editoriales de varios países… tras ganar más de 20 premios internacionales ... tras todo eso no aparece ni siquiera mi nombre en el pomposo libro de gran formato que celebra 70 años de la Universidad; además ya fui borrado del índice de La Ciencia y el Hombre como miembro fundador y director, y también ya fui vetado en el periódico Los Universitarios donde mi nombre no aparece hace años porque "se enojan algunos escritores". 
No me desagrada mi estatus de fantasma pero sí me ofende que mi universidad me ignore. Muy pronto me jubilaré y supongo que dentro de cinco años habré sido borrado por completo de las memorias de la Universidad Veracruzana. Así se paga el tener sentido crítico. He criticado mucho y fuerte, Y me falta por criticar. "Serenidad para los muertos. Yo estoy vivo y pido lucha", escribió el poeta Blas de Otero. Yo suscribo sus palabras.
Hay un consuelo: en esa publicación, Universidad Veracruzana. 70 años. Una iconografía,  no se menciona la existencia de Radio Universidad, no aparecen las regiones (Córdoba-Orizaba, Poza Rica, Tuxpan, Coatza-Mina, Veracruz-Boca del Río): como si la Universidad Veracruzana fuera sólo la región Xalapa y los amigos de los autores.

Marco Tulio Aguilera